3 Factores que determinan la efectividad de un golpe

logo

La mayoría de los golpes de manos que se entrenan en las artes marciales pueden ser ejecutados de dos maneras distintas: con la mano empuñada, impactando con los nudillos, o con la mano abierta, impactando con la base de la palma (por ejemplo un teisho uchi de karate).

En relación a esto, existen ciertas escuelas que plantean que un golpe con la mano abierta simplemente no tiene la misma efectividad que su contraparte de puño cerrado. La frase “cuando queremos hacer daño a alguien utilizamos el puño cerrado, y cuando no queremos hacer daño a alguien usamos la mano abierta “, ejemplifica esta visión.

Desde mi punto de vista, este pensamiento no se justifica, ya que, por un lado, se ha demostrado que los golpes a mano abierta pueden llegar a ser tanto o más eficaces que los golpes con puño cerrado (a quienes tengan dudas sobre esto, los invito a ver un par de videos de la antigua organización de Artes Marciales Mixtas “Pancrase”, en la cual estaban prohibidos los golpes a mano cerrada, y sin embargo, exhibía nocauts constantemente), y por otro, considero que analizar la eficacia de un golpe, basándose solamente en si fue lanzado con el puño abierto o cerrado, es una visión muy restringida de la realidad, que deja afuera a varios otros aspectos relevantes.

teisho

Es por lo anterior que en este artículo explicare otros tres factores que influyen en la efectividad de un golpe.

1. El blanco u objetivo del golpe: “duro con blando, blando con duro”, es una frase típicamente escuchada en los dojos de artes marciales tradicionales, y ejemplifica la teoría de que la eficacia de un golpe depende del lugar donde esté dirigido. Un golpe “duro”, como aquel en que se impacta con los nudillos, debería apuntar al estómago u otras zonas “blandas” del cuerpo humano. Por otro lado, un golpe “blando”, como el de la base de la palma (se considera blando, ya que cuenta con una leve protección adicional, comparado con los nudillos) debería utilizarse para impactar zonas duras como la nuca, las costillas u otras.

La principal justificación de este planteamiento, es que si golpeamos con el puño cerrado, estamos exponiendo a posibles lesiones a una gran cantidad de huesos pequeños, y que además cuentan con muy poca protección, por lo que con mayor razón deberíamos evitar impactar zonas duras, como el cráneo. Basta con observar el amplio número de lesiones que sufren los peleadores profesionales de boxeo o artes marciales, que pese a usar vendas y guantes como protección, aun así rompen o fracturan sus manos.

En cambio,  se dice que si golpeamos con la base de la palma, estaremos utilizando una zona más grande, más dura y mejor protegida de la mano, disminuyendo el riesgo de sufrir una lesión luego de un gran impacto.

Imagen: (Teisho (uchi): golpe con la base de la palma de la mano shotei zuki

2. Características del ejecutante: Otro factor importante a considerar son las características individuales de la persona que ejecuta el golpe. Todos estamos hechos de forma diferente: hay quienes que “por naturaleza” tienen una densidad, un largo o un ancho de huesos mayor, y que no tienen problemas en asestar golpes a los cráneos de sus compañeros de entrenamiento. Pero también, se da el caso de quienes sufren de esguinces, fracturas o se quiebran las manos al más mínimo contacto violento.

Además de las características físicas, la experiencia y tiempo de entrenamiento que tiene la persona juegan un rol fundamental en la eficiencia de un ataque, ya que influirán en la técnica con la que éste sea ejecutado. Por eso, a menudo, se incita a los novatos de una disciplina, a golpear con la mano abierta ya que es más fácil de dominar. Una vez que hayan aprendido los principios básicos del golpe, se les enseña a pegar con el puño cerrado, que requiere un poco más de técnica.

COmo último elemento dentro de esta categoría, se encuentran las preferencias o gustos personales. Hay quienes el golpe con el puño se da de manera muy natural, lo dominan mejor o sienten más confianza con él, así como a otros les cuesta empuñar y les es más fácil golpear con la mano abierta.

3. Suerte: Finalmente, cabe decir que como con muchas cosas en el mundo de las artes marciales, en este tema no existen verdades absolutas, y a veces, la efectividad de un golpe, se ve afectada por aspectos que se relacionan meramente con el azar.

A veces se da el caso de golpes ejecutados con una técnica impecable, y que terminan rompiéndole la mano a quien lo lanzó. Otras veces, golpes que son lanzados “débilmente”dejan inconsciente al oponente, ya que impactaron en el lugar y momento adecuado.

También, pese a que una de las principales ventajas de los golpes con mano abierta es que disminuye el riesgo de lesiones, puede que “justo” el oponente se moviera de una manera tal, que el golpe terminase impactando con los dedos, y estos sean hiper-extendidos, produciendo un esguince o una fractura.

Quisiera concluir el artículo diciendo que no existen golpes que sean mejores que otros, “de por sí”. Simplemente, existen técnicas que pudieran ser mejores alternativas que otros, dependiendo de muchos otros factores, por lo que se hace necesario dominarlas todas, entrenar golpes con puño cerrado, o base de la palma, y siempre mantener una mentalidad “flexible” y adaptable, que caracteriza a los artistas marciales modernos.

¿Qué opinan ustedes?

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s